Buscar

sábado, 21 de junio de 2014

Adrianna Dane - Serie El Exilio 02 - Tallado en la Memoria

02 - Tallado en la Memoria
Lentamente, el antiguo separó las nalgas del receptor y untó un poco de aceite por su hendidura, después vertió más sobre la palma de su mano. Volvió a colocar la botella en la bolsa. Tomándose su tiempo, comenzó a preparar al receptor. El hombre se colocó en un ángulo en el que Alonso pudiera verlo todo, y el antiguo pudiera ver a Alonso. El receptor gimió con placer cuando los sabios dedos del antiguo penetraron en él una y otra vez. Alonso sentía que su polla estaba lista, a punto de estallar y dolorida de necesidad. Los músculos de su culo estaban apretados con fuerza, anhelando ser penetrado, recordando la sensación de esas manos sobre su cuerpo. Pero todo lo que podía hacer era mirar.
El antiguo se enderezó, empujó sus caderas y lubricó su enorme polla. Cuando esta estuvo brillante, y sus manos se deslizaban fácilmente sobre la carne, colocó la punta en el agujero del receptor, sus intensos ojos dorados sobre Alonso mientras se empujaba y llenaba al afortunado receptor.
Alonso vio la Polla del antiguo desaparecer palmo a palmo, a cámara lenta, hasta que finalmente estuvo entrerrada completamente dentro del culo del receptor. Sus nalgas estaban completamente estiradas, los testículos del antiguo puestos cómodamente contra sus dobles sacos pesados y sumamente apetecibles desde el punto de vista de Alonso. Su propia polla estaba reventando, goteando pre semen, e incluso las tiras de cuero que cruzaban de un lado a otro de su cuerpo y atadas alrededor de sus testículos, no podían detener su flujo. No podía parar los gemidos de necesidad que escapaban de sus labios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario